Las recientes lluvias a pesar de lo breves, tienen un nefasto efecto sobre la agricultura, en esta fecha muchos cultivos, como tomates, frutillas, pimentones, o sandías se encuentran en estado de floración o en etapas muy recientes del desarrollo del fruto. Esto hace que los rendimientos esperados por los agricultores se vean reducidos por la eventualidad climática. El Agrónomo y extensionista del Centro Cultiva UChile Fernando Uribe explica “ Otro efecto negativo es que estas condiciones, de humedad y luego calor incentiva la aparición de enfermedades fungosas, es decir que son las condiciones óptimas para que los hongos ataquen.”

Esto afecta directamente la economía de los productores, pero además sus efectos los resienten eventualmente los consumidores, disminuye la oferta, aumenta la demanda y se propaga la especulación.  Macarena Espinoza Jefa de Operaciones de Cultiva UChile concluye: “ Es cierto que se reducen los productos disponibles y por lo tanto es lógico que los precios suban, sin embargo muchas veces la especulación es la que más afecta el precio, ante el alto valor muchos comerciantes dirán que es producto de las lluvias, aunque vendan productos de otras regiones o cultivos de invernadero”.

Con el cambio climático es muy probable que fenómenos cómo estos se repitan, y los agricultores tendrán que encontrar mecanismos para adaptarse.

Share This