Todos comemos hortalizas en mayor o menor medida, sin embargo ¿cuáles son nuestros criterios de calidad del producto? Como consumidores inmediatamente nos fijamos en las características externas, que se note la frescura, que tenga un buen tamaño, que esté en un buen punto de maduración, el tamaño, el aroma, el color o la forma en que son presentados nos ayudan a elegir un producto u otro. Una vez servidos sabremos que tan buena o mala fue nuestra elección al momento de saborear y sentir la textura.

Otro criterio para comprar, es el valor o aporte nutricional de un alimento, su aporte en vitaminas, proteínas, minerales o los nutrientes correspondiente al alimento. Para conocer este aporte se necesitan saber de antemano las características del producto, esto se logra con un poco de educación respecto a nuestra propia alimentación.Calidad e inocuidad en la horticultura chilena

Existe otra característica que es muy importante para el consumidor, sin embargo, es poco abordada. Hablamos de la inocuidad, es decir que el producto no perjudique la salud de quien lo consume, en su ingesta o preparación, ni a corto ni a largo plazo. Alrededor de un 64% de gastos médicos van a tratar enfermedades provocadas por alimentos contaminados ( Zona agro 2015). Para la obtención de hortalizas inocuas, se deben considerar estándares de control en el cultivo, la manipulación, el procesamiento y el almacenamiento.

La trazabilidad es la herramienta que nos permite saber si los procedimientos y controles que aseguran la inocuidad en la cadena productiva fueron respetados, haciendo un seguimiento de los puntos críticos en que podría sufrir contaminación. Hay muchas razones por los cuales los alimentos pueden perder su inocuidad. Contaminación en el suelo, riego con aguas no aptas, mal aplicación de los productos que controlan plagas. O un almacenamiento inadecuado durante su almacenamiento.

Por todas estas razones, se nos hace importante el fomentar la certificación por parte de productores, trabajar en aumentar el valor agregado, concientizar a los consumidores de la importancia de la inocuidad y aumentar la fiscalización. Como desafíos a considerar para el desarrollo de la horticultura chilena.

Denis Rodriguez | Periodista