Compartimos la experiencia de este emprendimiento familiar de una pareja joven, el negocio se enfoca en el cultivos de porotos y choclos, distribuidos en una superficie de 3,5 hectáreas, de las cuales una parte se cultiva sin la aplicación de plaguicidas. Además, comercializan productos elaborados a partir de su producción, aliados también con otros pequeños emprendedores. Su estrategia de promoción considera la difusión constante de su trabajo mediante redes sociales, lo que les ha permitido establecer este medio como canal de venta.